¡Hablemos del Día del Enfermero!

06/January/2020

Este artículo fue redactado por la L.E.O. y Maestra Alma Esther Cerna Amor, quien forma parte del #equipodevidaHMM..
¡Felicidades por tu cooperación, compromiso y por este artículo! 

 

El Arcángel Blanco de Mi Guarda: Mi enfermera.

 

Espiritualmente, siempre buscamos la ayuda de lo Sobrenatural.

Sin embargo, en el mundo real existen seres humanos, quienes dedican su tiempo, su vida, su esfuerzo y todo su empeño para ayudar a los demás, de quienes se encuentren en desventaja, de los más desvalidos, de quienes se encuentran enfermos, muchos de ellos incluso en riesgo de muerte.

Estos seres reales, con actitudes que alcanzan lo Sobrenatural en la tierra, son: Las enfermeras y enfermeros.

Seres humanos que en su profesión cotidiana se transmutan en Ángeles y Arcángeles de la guarda de los más desvalidos, de los más necesitados, son Arcángeles blancos de la guarda.

Enfermeras y enfermeros en los que se encarna el espíritu del Arcángel Miguel para enfrentar a los peores demonios, quienes con sus conocimientos científicos cimentados en el estudio continuo, aplican con habilidad los recursos disponibles a través de la ciencia médica, para el bien de sus enfermos.

 

Enfermeras y enfermeros que como Florencia Nightingale, quien enfrentó a la oposición en su tiempo para ser Enfermera y llegó a fundar las bases de la Enfermería Moderna, simbólicamente, a través de la luz de la ciencia contenida en la lámpara que empleaba para realizar sus rondas nocturnas a través de la obscuridad, se transmutan en el Arcángel Gabriel, haciendo brilla todo lo que está en tinieblas, tinieblas aún presentes, debidas a la multiplicidad de enfermedades a las cuales, a pesar de los logros alcanzados, aún se enfrenta la humanidad.

 

O bien, enfermeras y enfermeros quienes se convierten en el Arcángel Rafael, quien específicamente es el protector de los enfermos y desvalidos.

O también, se convierten en el Arcángel Uriel quien es el encargado de ayudar a las personas en las etapas más difíciles.

 

Bien, ha llegado el tiempo de reconocer la invaluable labor que realizan nuestras enfermeras y enfermeros. Sirvan estos pensamientos y esta celebración, como estímulos para seguirlos impulsando a que se continúen superando, para que de esta manera continúen siendo Ángeles y Arcángeles blancos de la guarda de los enfermos bajo nuestro cuidado.

Posted in Blog